5 tips para tener el control de tu dinero

Escrito el 28/05/2020
Pepe y Toño

1

Para muchos ahorrar dinero es un dolor de cabeza: entre gastos personales, servicios y tarjetas de crédito se va poco a poco el dinero del salario y también la capacidad de ahorro. De acuerdo con el Juan José Salas, director de Finanzas Personales México, las personas comienzan a ahorrar, en promedio, alrededor de los 31 años.

 

Empezar a ahorrar hasta esta edad tiene graves implicaciones, pues la cantidad de dinero que se alcanza a ahorrar ya no es suficiente ni representa los recursos necesarios para emprender varios proyectos personales que implican gastos, como son: poner un negocio, comprar una casa, darle la mejor educación a sus niños o planificar el retiro.

 

De acuerdo con el especialista en finanzas personales, la gente realiza los gastos más fuertes de su vida en la etapa que va de los 22 a los 30 años, ya que muchos de ellos se casan, compran un automóvil, hacen una maestría, etc.

 

Así, estudios demuestran que 70% de las personas no llevan ningún tipo de control ni sobre sus finanzas ni sus gastos y no logran tener una administración.

 

Para que no seas parte de esos estudios, te compartimos 5 formas en las que tú también puedes administrarte:

 

1. Monitorea tus gastos

 

Conforme fui saliendo de las deudas, el monitoreo de los gastos fue lo primero que transferí de mi negocio a mi vida personal. Empecé a escribir todas las compras que hacía, sin importar qué tan pequeñas fueran. Ahora, esto es lo importante: No lo hice para juzgarme a mí mismo. Simplemente escribí cosas para poder usar los números para identificar cuáles eran mis hábitos de gastos.

 

2. Crea un presupuesto

 

Los presupuestos te permiten usar la información del monitoreo de los gastos para hacer planes para el futuro. No tienes que complicarte mucho. Puedes usar esta sencilla fórmula de balance: 50 por ciento para necesidades, 20 por ciento de ahorros, 30 por ciento para deseos. ¿Qué tan simple es? Si tus gastos no siguen este parámetro, debes ir al siguiente paso. 

 

3. Practica el gasto consciente

 

Esto significa elegir activamente a dónde se va tu dinero, exactamente igual que lo haces en tu negocio. Gastar demasiado en las cosas que te gustan y reducir costos en las cosas menos importantes. Esto ocurre automáticamente en los negocios, donde monitoreas cada centavo que gastas. Es menos probable que la gente gaste sin pensar si sabe que dejará un rastro en papel.

 

4. Conviértelo en ganancia

 

Tengo una teoría: Si pudiéramos reemplazar la palabra "ahorros" por "ganancias", el mundo tendría a muchos más ahorradores motivados. Todo el mundo sabe que si una empresa gasta más de lo que gana, no podrá convertirlo en ganancias y pronto el negocio morirá. Lo mismo ocurre en las finanzas personales.

 

5. Conoce tu valor

 

Los negocios tienen una variedad de indicadores financieros que les permiten saber dónde están parados. No existe una razón para que no hagas lo mismo en casa; si usas un software para monitorear tus gastos, sólo se trata de generar una hoja de ingresos y una de ganancias y pérdidas.